Valle del Colca

Departamento Arequipa
Ubicación Aproximadamente 160 km del norte de Arequipa
Cuando ir Todo el año
Atractivos Cañón del Colca, Reserva Nacional Salinas y Aguada Blanca, Cruz del Cóndor, laguna del Indio, bosque de piedras de Maucarquipa
Cómo llegar Se debe contratar un tour desde Arequipa, o tomar un bus urbano a Chivay (160 km)
Actividades Fotografía, observación vida silvestre, trekking, caminata, andinismo, canotaje
Servicios Alojamiento, caminos, transporte, comida
Alrededores Arequipa, Cañón de Cotahuasi

La cuenca del río Colca se halla situada en el extremo nor oriental de la región Arequipa, el punto más elevado de la cuenca es el nevado Ampato, a 6 300 m.s.n.m. El valle del Colca presenta cerca de 100 km. de largo y ocupa sólo un sector de la cuenca del río Colca, aquel comprendido entre los distritos de Callalli y Huambo. En esta zona, existen 16 poblados descendientes de las etnias de los Collahuas y Cabanas, de quienes han heredado una rica tradición cultural. El valle del Colca forma parte de la placa tectónica sudamericana, por lo que es una zona muy rica y activa desde el punto de vista geológico. Alberga un volcán en actividad, el Sabancaya, ubicado entre el macizo volcánico del Hualca Hualca y el volcán Ampato.

Tiene 3.000 metros de profundidad y, con ello, es más profundo que el famoso Cañón del Colorado, Estados Unidos. Por las paredes escarpadas de este accidente geográfico en algunos lugares drenan aguas termales, con reconocidas propiedades medicinales como La Calera y Yanque. Está ubicado en el valle del mismo nombre que se ubica al oeste de la ciudad de Arequipa, en una región alejada de las principales vías de comunicación.

El Colca es conocido por ser el Cañón uno de los más profundo de la tierra, formado por el río del mismo nombre y por la práctica, en años recientes, de deportes de aventura, como el canotaje y el parapente. Hay 14 pueblos escalonados a lo largo del valle, llenos de vida y colorido. En la Cruz del Cóndor el camino pasa al filo del cañón.

Experiencias de visitantes anteriores indican que el panorama que se observa desde allí es "espectacular", pues abajo discurre el río Colca a una profundidad de 1.200 metros mientras que el murallón de al frente, llega a medir 3.100 metros de altura en cuyas cumbres se ven los hielos perpetuos y más abajo los cóndores vuelan majestuosos. Además, el valle del Colca es rico en historia y arquitectura, ya que en sus pueblos se pueden apreciar las iglesias más bellas y más antiguas del Perú, adornadas con pinturas murales y valiosos cuadros de la época de la colonia.

Vuelos en el Cañón

El turista tiene la posibilidad de emprender espectaculares vuelos en avionetas sobrevolando los principales atractivos del Colca y gozando así de ángulos singulares y maravillosas visiones en conjunto imposibles de captar de otra manera. Existen pistas de aterrizaje en Huambo (sobre el cañón), Qrcopampa (próximo al Valle de los Volcanes), Coporaque (parte alta del valle) y Tiabaya, próximo a Arequipa, aparte del aeropuerto de esa ciudad.

Colcas

Uno de los recursos de supervivencia de los antiguos pobladores del Colca era la capacidad de almacenar grandes cantidades de grano en épocas difíciles. Los depósitos, llamados precisamente collcas, dieron así nombre al valle. En las cuevas "refrigeradas" del Pumunuta aún pueden verse colcas circulares de hasta un metro de diámetro, hechas con una mezcla de barro y paja.

Cruz del Cóndor

Las corrientes ascendientes de aire en un valle tan profundo suelen tener una sorprendente fuerza, lo que es aprovechado por los grandes cóndores para remontarse sin esfuerzo. Entre Maca y Cabanaconde, donde las corrientes son especialmente marcadas, se halla Cruz de Cóndor, un mirador en que se facilita la observación de estas enormes aves en majestuoso vuelo.

Canotaje en el Río Colca-Majes

De los meses diciembre a marzo, los deportistas que practican el canotaje, siempre y cuando sean expertos y cuenten con gran experiencia, pueden recorrer la parte alta y media de este río, explorado por las expediciones polacas de 1979. Incluye rápidos de dificultad extrema y gran aislamiento en ciertos tramos, puesto que los poblados suelen estar muy apartados del torrente. Si bien es posible recorrer la parte baja en balsas de goma. la sección del cañón sólo pueden hacerla gente experta y muy experimentada en navegar en kayak.

El río Colca cambia de nombre en su descenso al Pacifico. Después del cañón recibe el nombre de Majes y ofrece opciones más viables para su recorrido en balsa de goma para el turista, así como oferta de albergues y facilidad de acceso.

Si bien en su sección navegable (río Andamayo - Aplao) no ofrece rápidos largos, la belleza del paisaje y la limpieza de su curso permiten bajarlo con comodidad. Su temporada también es amplia de abril a noviembre y a veces se extiende a todo el año.

Iglesias

A lo largo del valle hay casi una veintena de aldeas y pobladores que conservan, más que en ninguna otra región del país, huellas de la riqueza étnica de su pasado. Los principales son Chivay, Cabanaconde. Huambo. Maca, -Achoma, Yunque, Lari y Coporaque. Se trata de pueblos profundamente religiosos y cuya acendrada fe católica mantiene vivos además elementos prehispánicos. Cada población tiene su propia iglesia, depositaria de la herencia hispánica y manifiesto ejemplar de la sobriedad y pureza arquitectónica basada en la piedra sillar, de origen volcánico.

Riqueza Étnica

Una etnia, portadora de antiguas y aún vigorosas tradiciones, ocupa el espacio del valle desde hace más de dos mil años. Se trata de los collaguas. Estos llegaron al Colca desde las regiones más altas. Por su lenguaje y costumbres se les presume descendientes de los aymaras. Aún bajo el dominio inca se mantuvieron relativamente independientes y sin duda conservaron sus costumbres propias. Se dice que el soberano inca Mayta Cápac se casó con una princesa collagua para formalizar la conquista del valle y le construyó un palacete de cobre en la parte alta cerca a Sibayo.

Los Collagua y Cabana, comunidades pre-Incas con un alto grado de desarrollo en sistemas de riego agrícola, construyeron más de 8,000 hectáreas de terrazas para irrigar las tierras y al mismo tiempo evitar la erosión de los suelos. Hoy han transcurrido más de 1,400 años desde su construcción y estas terrazas continúan en funcionamiento, permitiendo la siembra de papa (variedad Canchan), 32 variedades de maíz, 12 de haba y hasta 54 de quinoa entre otros productos para el consumo de los pobladores de la región.

La zona, por otro lado, fue pieza clave para la consolidación española durante la colonia, cuando en el siglo XVII el Virrey Toledo ordenó el establecimiento de catorce encomiendas en las que indígenas de la zona eran asignados a un curaca español, a quien debían pagar tributo. Las catorce comunidades de ese entonces continúan existiendo hoy en día. La presencia de los españoles durante la época colonial y sobre todo el complejo proceso de mestizaje han quedan grabados en las catorce iglesias de estos distritos. Estas son un único por la simbiosis que representan entre los ancestrales cultos andinos y la religión católica introducida por los españoles.

Esta simbiosis se encuentra reflejada en la arquitectura y decoración que sintentizan sobre todo en el estilo “mestizo” que se desarolla en el Colca a partir del siglo XVIII. Cada una de las iglesias sobresale gracias a originales características: mientras que una está construida completamente en sillar (o piedra volcánica) en otra se emplea este material de construcción sólo para la fachada. Algunas iglesias fueron construidas con la llegada de los españoles al valle (aprox. 1570) y adoptaron en consencuencia el estilo renacentista de la época. Otras en cambio se caracterizan por el estilo barroco que se da desde 1640 hasta el 1700. Las iglesias más impresionantes son las de Lari, Yanque, Cabanaconde y Sibayo
Muchas de las casas en el valle siguen siendo edificadas en piedra con techos de ichu (tipo de paja que crece a considerable altitud). Las mujeres en las comunidades visten aún trajes típicos: faldas largas y chalecos con coloridos bordados y sombrero con cinta.

Las comunidades del Colca mantienen vivo un legado. Aquellos que desean entrar en contacto con lo que el autor peruano Mario Vargas Llosa denominara “El Valle de las Maravillas” debe reflexionar acerca del impacto del turismo en esta. Respeto y sensibilidad por el medio ambiente y sus habitantes deben ser una muestra de nuestro compromiso para preservar esta maravilla de la naturaleza y la herencia cultural del Colca.

La Cordillera de Chila es otro de los superlativos en el Colca. El río Ucayali, el afluente más largo del río Amazonas, nace en esta cordillera, para ser más preciso: en los Andes Centrales del Perú, sobre el flanco Norte del Nevado de Mismi a 5,597 m. Es por eso que se dice que aquí éste es el origen del río Amazonas. Estas fallas geográficas han formado una variedad de eco-sistemas habitat de animales como el cóndor andino entre otras 100 especies de aves, cuatro tipos de camélidos: vicuña, el guanaco, la llama y la alpaca. Además existen más de 300 especies de plantas, de las cuales 30 son cactus, sin dejar de mencionar la primitiva yareta verde

Clima

Desde mediados de abril a mediados de noviembre las temperaturas bajan usualmente a bajo cero por la noche y alcanzan 15-20°C durante el día. Durante la temporada de lluvia (fines de Noviembre hasta fines de Marzo) los cambios en de temperatura no son tan radicales debido a que el cielo nublado impide que los rayos de sol penetren durante el día. Las temperaturas en esta época del año varían entre los 5° y 10°

ir arribaCañon de Cotahuasi

Atractivos

En Cotahuasi, capital de la provincia de La Unión, ubicado a 379 kilómetros de la “Ciudad Blanca” de Arequipa y a una altura de 2,683 m.s.n.m.

Sus ajustadas calles tientan a recorrer el sosegado pueblo de antiguas construcciones; apenas un preámbulo de las impactantes lagunas, baños termales, cataratas y misteriosos bosques de piedra, puyas y cactus, que resaltan en los alrededores. En Cotahuasi, se deben conocer los siguientes lugares:

Iglesia Nuestra Señora de la Concepción

Es de estilo colonial y presenta las características típicas de los templos provincianos: diseño sencillo, arcos de medio punto con pilastras adosadas, un altar mayor hecho en pan de oro y gruesas paredes de adobe. Tiene más de 170 años de antigüedad y cobija valiosos cuadros de la escuela arequipeña.

Campanario de Santa Ana

Se encuentra a la salida del pueblo de Cotahuasi. Es un lugar ideal para admirar a plenitud esta capital provinciana y la cercana laguna de Chaquicocha.

El Cañon de Cotahuasi

El cañón de Cotahuasi, que se extiende desde las estribaciones del nevado Solimana hasta la confluencia del río Ocoña, tiene 3,535 metros de profundidad en el sector de Ninacocha, en las inmediaciones del pueblo de Quechualla, siendo esta la parte más honda de un fabuloso recorrido en el que no faltan excelsas lagunas, vivificantes aguas termo medicinales, albos glaciares y una gran variedad de flora y fauna.
Declarada como Zona de Reserva Turística el 3 de marzo de 1988, en las cercanías del cañón pueden encontrarse templos, tumbas y extensas áreas de andenería.

Catarata de Sipia

Es una impactante caída de agua de 150 metros de altura. Es la mayor de todo el cañón y permite apreciar en su real magnitud la fuerza del río y la profundidad de la falla geológica. La catarata se encuentra a tres horas (a pie) del pueblo de Cotahuasi, recorrido que disminuye a la mitad si es que se viaja en van  hasta el puente colgante Cuyao, donde termina la carretera.

Alrededores del Valle

Santo Santo

Es un misterioso bosque de piedras formado por la erosión de las lluvias y los vientos. Las extrañas figuras se extienden en un área de 5 kilómetros cuadrados.

Está localizado en el distrito de Huaynacotas, a casi 17 kilómetros del pueblo de Cotahuasi y a una altura aproximada de 4,200 m.s.n.m.

Baños termales de Luicho

La temperatura de sus aguas -que brotan del cerro del mismo nombre- fluctúan entre los 33° a 38° grados centígrados. Por sus cualidades curativas son recomendadas para pacientes que sufren de reumatismo, artritis y atrofias musculares, entre otras. A pocos kilómetros se hallan las ruinas de Supaycanchis, Purahuasi y Huacchar. Los baños se encuentran a 2 kilómetros del distrito de ALCA (2,750 m.s.n.m.) y a 17 kilómetros de Cotahuasi.

Bosque de Puyas

En las cercanías del poblado de Lauripampa, en el distrito de Puyca y a más de cuatro horas de camino de la capital provincial, existe un importante número de puyas (Puya Raimondi), pertenecientes a la familia de las bromeliáceas y consideradas como las inflorescencias más grande del planeta. Pueden llegar a medir hasta 10 metros y florecen cada 80 años.
Las puyas: que se encuentran en peligro de extinción, crecen únicamente en las zonas alto andinas; en el caso de Lauripampa se desarrollan a casi 4,000 m.s.n.m. En la zona, además, se pueden recorrer tumbas, chullpas y un admirable sistema de andenerías de origen wari e inca. Destacan las ruinas de Maukallacta.

Bosque de Cactus Gigantes de Judío Pampa

Son unas raras especies de cactáceas que llegan hasta los 13 metros de alto, las cuales han establecido una dependencia mutua con un tipo de murciélagos, propios del ecosistema. El bosque está en el distrito de Quechualla (1,980 m.s.n.m.), conocido por sus viñedos y su producción frutícola, al que se llega luego de una caminata de cinco horas desde Cotahuasi. Se utiliza el camino a Sipia.

Charcana

Es uno de los pueblos más tradicionales de la provincia de La Unión. La mayoría de sus casas aún conservan sus techos de paja. Aquí se puede disfrutar de una excelente vista de los nevados Solimana y Firura. Está localizado a 3,417 m.s.n.m., y a ocho horas a lomo de bestia de Cotahuasi.

Pampamarca

Es un distrito localizado a dos horas de viaje desde Cotahuasi. Cuenta con un impresionante sistema de andenería, ruinas preincaicas, chullpas y hermosas cataratas.

ir arribaSantuario Nacional Lagunas de Mejia

El Santuario Nacional Lagunas de Mejía se estableció el 24 de febrero de 1984, mediante Decreto Supremo Nº 015-84-AG. Está ubicado en el departamento de Arequipa, provincia de Islay. Tiene una superficie de 690,6 hectáreas de humedales en la desembocadura del río Tambo; reviste enorme interés por ser una de la estaciones para aves migratorias más importantes en toda la costa peruana.

En el Santuario Nacional Lagunas de Mejía es posible encontrar 141 especies de aves, de las cuales 84 son residentes de la costa peruana y 57 , migratorias, o sea que se las encuentra en esta zona sólo en una determinada época del año, en su afán de escapar del crudo invierno de otras latitudes.

De las migratorias, 17 llegan a Mejía de otras partes del Perú, 4 de otros países de Sudamérica y 34 desde América del Norte. Se pueden observar: gaviota gris (Larus modestus), playero blanco (Calidris alba), rayador (Rinchops niger), gaviota peruana (Larus belcheri), gaviota dominicana (Larus dominicanus) y gaviota de capucha gris (Larus cirrocephalus).

En las lagunas también se encuentran otras aves como el zambullidor pimpollo (Rollandia rolland), el zambullidor grande (Podiceps major), el pato sutro (Anas flavirostris), el pato gargantillo (Anas bahamensis), el pato colorado (Anas cyanoptera),

la polla de agua (Gallinula chloropus), la choca (Fulica americana), la gallineta común (Rallus limicola), la garza cuca (Ardea cocoi), la garza blanca grande (Egretta alba), la garza blanca pequeña (Egretta thula) y la garza azul (Hydranassa caerulea).

Las parihuanas (Phoenicopterus chilensis) tienen preferencia por las áreas de poca vegetación.

La vegetación dominante es el junco (Scirpus sp.), la totora (Typha sp.) y los gramadales asociados con Salicornia fructicosa. Dentro del agua de las lagunas se encuentran algas del género Chara sp.

En las orillas de las lagunas se encuentra el sapo (Bufo limensis), mientras que en las colinas de las playas cercanas se observan lagartijas, como Microlophus tigris y de las zonas más altas baja el zorro costero (Pseudolapex sechurae). Se han registrado especies de peces como la lisa (Mugil cephalus) y el pejerrey (Basilichthys sp.).

Mejía tiene también gran potencial educativo y turístico. Se encuentra a escasos kilómetros del puerto de Mollendo; su pequeña población, también llamada Mejía, se ha constituido en el centro vacacional preferido por los arequipeños.

Entre los objetivos del Santuario Nacional Lagunas de Mejía están: proteger la avifauna residente en peligro de extinción, así como las especies migratorias; conservar el refugio de las aves migratorias en sus rutas norte-sur; preservar el hábitat para especies endémicas en peligro de extinción; mantener importantes asociaciones de flora silvestre propias de los ecosistemas acuáticos del litoral y promover el desarrollo económico de la región mediante el desarrollo de la actividad turística.

ir arribaReserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca

La Reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca  con un  Área total: 366 936 hectáreas. Está ubicada en los departamentos de Arequipa y Moquegua, en las provincias de Arequipa, Caylloma y General Sánchez Cerro, se estableció el 9 de agosto de 1979 mediante Decreto Supremo Nº 070-79-AA. Su territorio alberga dos sitios Ramsar: los Bofedales y Laguna de Salinas y la Laguna del Indio - Dique de los Españoles. Detrás del volcán Misti visto desde Arequipa, en una extensa llanura a 3,700 m.s.n.m. se halla la represa de Aguado Blanca, declarada Reserva Nacional.

Se trata de un gran lago artificial, de poca profundidad, producto de represamiento de las aguas del río Blanco. Poco más al sur, detrás del nevado Pichu Pichu, se encuentra otro espejo de agua aún mayor llamado Lagunas Salinas. Ambas lagunas representan un lugar de descanso y anidamiento para una gran población de aves, entre las que destacan los coloridos flamencos, Existe una estrecha relación migratoria entre esta ave y la que se presenta en las lagunas de Mejía, a 180 Km. de allí.

En reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca  se encuentran importantes nevados, volcanes y lagunas de gran esplendor visual y recreativo.

Sus principales representantes, son los volcanes inactivos Misti (5 821 msnm), Chachani (6 075 msnm) y Pichu Pichu (5 440 msnm).

La cuenca hidrográfica regulada por las represas de El Fraile y Aguada Blanca garantiza la dotación de agua potable para la ciudad de Arequipa y abastece con agua de regadío a la campaña agrícola del departamento.

La Reserva alberga bosques andinos así como praderas altoandinas que poseen especies típicas como la yareta (Azorella sp.), el queñual (Polylepis sp.) y el kcapo (Parastrephia lepidophylla), usadas por la población local como combustible y para el pastoreo de ganado.

En esta zona habitan diversas especies de mamíferos y aves. Entre los más importantes están la taruca (Hippocamelus antisensis), el zorro (Pseudalopex culpaeus) y la vicuña (Vicugna vicugna). Entre las consideradas en peligro de extinción están el flamenco jamesi (Phoenicopterus jamesi), la parihuana o flamenco (Phoenicopterus chilensis) y el guanaco (Lama guanicoe).

ir arribaToro Muerto

El pueblo de Majes se encuentra ubicado en la provincia de Castilla a 133 Kilómetros, se sigue la pista de la derecha. Aproximadamente a dos horas de viaje se llega a Punta Colorada, pasando un puente sobre el río Majes, donde se puede degustar los deliciosos camarones. La primera población que se encuentra es Corire, a 162 Km. de Arequipa. A unos 7 Km. de Corire, ubicado en el distrito de Uraca, se encuentra el fabuloso conjunto de PETROGLIFOS DE TORO MUERTO. El cual se encuentra a 650 m.s.n.m allí apreciaremos 5 mil enormes piedras; bloques pétreos, antropomorfos, fitomorfos, zoomorfos y geométricos con que representan figuras la flora y fauna. Los cuales tienen una antigüedad de 800 años aquí permaneceremos recorriendo una área de 560.00 m 2 en un promedio de dos a tres horas.

Esta zona, cuyo nombre alude a la singular forma de sus cerros que recuerdan a un toro recostado, guarda para sí una joya única: el repositorio de arte rupestre más grande del mundo.

Se trata de cinco kilómetros cuadrados cubiertos con unas cinco mil piedras que fueron labradas por viajeros entre los años 700 y 1500 después de Cristo.

Cóndores, zorros, alpacas, grandes serpientes y peces, entre otros muchos dibujos de animales se confunden con figuras geométricas y bailarines tallados en piedra que, pese a los siglos, parecen seguir danzando. Mucho se especula sobre el motivo de los dibujos. Hay quienes dicen ver figuras de platillos voladores y extraterrestres donde otros interpretan soles y bailarines enmascarados. Lo único que se conoce con exactitud es que la zona era recorrida por viajeros que buscaban llegar al río Majes, continuación del Colca.

Asimismo, la facilidad para labrar la dacita, piedra que probablemente llegó a ese lugar expulsada por alguno de los volcanes, hizo de la zona el lugar ideal para los antiguos talladores, quienes usaron hachas y cuchillos con diversas técnicas, como son el golpeado, el rayado, el desastillado y la percusión.

Los dinosaurios de Querulpa

Querulpa Chico lugar, muy poco conocido pero realmente sorprendente donde tendremos el tiempo de 2 horas para observar las huellas de dinosaurios estos fueron dejadas por estos animales prehistóricos. En la zona se encuentran 68 pisadas de entre 50 y 90 centímetros cada una, con cuatro dedos, tres de ellos unidos por una membrana y otro separado y más pequeño. Corresponderían a tres especies diferentes de dinosaurios de la época Jurásica que se inicio aproximadamente

Las huellas miden unos 60 centímetros de ancho y 10 de profundidad, y serían presumiblemente de Plintosaurios, enormes animales con un peso de entre 8 y 10 toneladas. El área sobre la que se pueden observar las huellas es reducida, sin embargo son múltiples las pisadas y se presume que hay más ocultas.

El Instituto Nacional de Cultura está a cargo de las investigaciones en la zona pero, al pertenecer la propiedad al agricultor don Ricardo Acero, este señor se ha convertido en un ágil guía que lleva a los viajeros, bastón en mano, a lo alto del cerro donde se guardan las huellas.

Según Acero, la zona encierra muchas más cosas, como fósiles de peces y hasta de un cocodrilo, además de entierros y momias centenarias a las que lleva a los visitantes

ir arribaValle de los Volcanes

Andagua

Ciudad ubicada a una altitud de 3 587 m.s.n.m. el Valle de los Volcanes fue el centro de estruendosas convulsiones de la Cordillera Volcánica.

Como resultado, podemos observar que se asienta sobre una extensión de lava volcánica sobre la que han brotado alrededor de 86 pequeños volcanes apagados, que son como ampollas emergidas por la desgasificación de la misma lava o como producto de erupciones directas desde el magma; su altitud llega hasta los 300 metros, y tiene una antigüedad aproximada de doscientos mil años, presumiblemente como consecuencia de una o dos erupciones del volcán Coropuna, y de otros similares ya destruidos.

Un mágico territorio de altura en el que diseminan más de sesenta pequeños conos volcánicos, de los cuales la mitad son perfectamente distinguibles.

Estos fenómenos geológicos tienen alturas variadas que varían entre los 30, 60, 80 hasta 300 metros.

Los volcanes de Andahua crean un espectáculo poco común que se va desplegando en el tránsito entre corridas de lava de enormes erupciones, como si una enorme olla de hirviente chocolate se hubiera derramado.

De los 36 volcancitos, sobrepasan los 5,000 metros, los siguientes: Pucaylla, Pumaranra y Tinticara. Chuquihua, Huayllahuasi y Tucya sobrepasan los 4,000 metros y también Oropampa, Mauras, Misahuanca, Antacarca, Chipchane, Ticsho, Pucamaura, Sani Huamani, Chocopata, Marhua, Paque, Sanihayta. También tenemos los que sobrepasan los 3,000 metros Huanacure, Uchuy Calvario, Antaimarca, Ninamama, Ninacaca, Quenchana, Ucuya, Pampalquita, Chilcayoc y Uray.

Pueblos remotos y alejados, Andahua, Chachas o Ayo, rodeados de una extraña vegetación, están habitados por comunidades ancestrales en constante lucha por subsistir en un territorio agreste. El acceso a este valle puede darse por el Colca, vía Caylloma - Orcopampa - Andahua; o por el valle de Majes, en la ruta Viraco - Andahua, a aproximadamente 400 km de la ciudad de Arequipa.